La hipoxemia es un nivel de oxígeno por debajo de lo normal en la sangre, específicamente en las arterias. La hipoxemia es un signo de un problema relacionado con la respiración o la circulación y puede ocasionar diversos síntomas, como dificultad para respirar. No confundir con hipoxia, oxígeno insuficiente en las células y los tejidos.

La hipoxemia se determina midiendo el nivel de oxígeno en una muestra de sangre tomada de una arteria (gasometría arterial arterial). También se puede estimar midiendo la saturación de oxígeno de su sangre usando un oxímetro de pulso, un pequeño dispositivo que se sujeta a su dedo.

El oxígeno arterial normal es aproximadamente de 75 a 100 milímetros de mercurio (mm Hg). Los valores inferiores a 60 mm Hg generalmente indican la necesidad de oxígeno suplementario. Las lecturas normales del oxímetro de pulso generalmente oscilan entre el 95 y el 100 por ciento. Los valores inferiores al 90% se consideran bajos.

Causas de la hipoxemia

Se necesitan varios factores para suministrar continuamente oxígeno a las células y tejidos de su cuerpo:

  • Debe haber suficiente oxígeno en el aire que respira.
  • Los pulmones deben poder inhalar el aire que contiene oxígeno y exhalar dióxido de carbono.
  • El torrente sanguíneo debe ser capaz de hacer circular la sangre a los pulmones, tomar el oxígeno y transportarlo por todo el cuerpo.

Un problema con cualquiera de estos factores ,por ejemplo, altitud elevada, asma o enfermedad cardiaca, puede resultar en hipoxemia, particularmente bajo condiciones más extremas, como ejercicio o enfermedad. Cuando el oxígeno en la sangre cae por debajo de un cierto nivel, es posible que experimente dificultad para respirar, dolor de cabeza y confusión o inquietud.

Las causas comunes de la hipoxemia incluyen

  • Anemia
  • SRAG (síndrome de dificultad respiratoria aguda)
  • Asma
  • Defectos cardíacos congénitos en niños
  • Cardiopatía congénita en adultos
  • EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica)
  • Enfisema
  • Enfermedad pulmonar intersticial
  • Medicamentos, como ciertos narcóticos y anestésicos, que deprimen la respiración.
  • Neumonía
  • Neumotórax (pulmón colapsado)
  • Edema pulmonar (exceso de líquido en los pulmones)
  • Embolia pulmonar (coágulo sanguíneo en una arteria del pulmón)
  • Fibrosis pulmonar (cicatrices y daños pulmonares)
  • Apnea del sueño

hipoxemia

Remedios para la hipoxemia

  • Deje de fumar. Si le han diagnosticado EPOC u otra enfermedad pulmonar, lo más importante que puede hacer es dejar de fumar.
  • Evite el humo pasivo. Evite lugares donde otros fumen. El humo de segunda mano puede causar daño pulmonar adicional.
  • Haga ejercicio regularmente. Puede parecer difícil hacer ejercicio cuando usted tiene dificultad para respirar, pero el ejercicio regular puede mejorar su fuerza y resistencia general.

Cuándo ver a un médico

  • Busque atención de emergencia si la tiene:
  • Dificultad respiratoria severa que aparece repentinamente y afecta su capacidad para funcionar.
  • Dificultad respiratoria severa con tos, latidos cardíacos rápidos y retención de líquidos a grandes elevaciones (más de 8,000 pies, o unos 2,400 metros). Estos son signos y síntomas de que el
  • líquido se filtra de los vasos sanguíneos a los pulmones (edema pulmonar de alta altitud), lo cual puede ser fatal.

Consulte a su médico tan pronto como sea posible si:

  • Falta de aliento después de un esfuerzo leve o cuando está en reposo
  • Falta de aliento que empeora cuando usted hace ejercicio o está físicamente activo
  • Despertares abruptos con dificultad para respirar o una sensación de asfixia – estos pueden ser síntomas de apnea del sueño.

Causas de la hipoxemia

Referencias

  • Papiris, S. Critical Care, 2002.
  • Pittman, R. Oxygen Transport in Normal and Pathological States: Defects and Compensations.
  • Samuel, J. “Hypoxemia and Hypoxia.”
La hipoxemia
5 (100%) 1 vote